Principal
Local
Deportes
Estatal
Nacional
Elecciones
Ciencia
Campo
Contacto
08.Jun.2019 16:55
Otro joven más que no vuelve a casa; así Norberto buscaba salir adelante

“Tú tienes muy buena imagen, te ves como gente decente, anímate, necesitamos alguien como tú para que aparezca en un muy bonito video del ISSSTE”

Conocí a Norberto Hernández aquí en la Ciudad de México, cuando él tenía apenas 20 años; yo me estaba cortando el pelo en casa de su tía Sori y en cuanto supo que era su paisana de Chihuahua de inmediato se puso a platicar conmigo; así somos los del norte, nos “olemos”, nos procuramos y nos queremos.

Confieso que quedé muy marcada con aquella conversación: Norberto, al igual que yo , dejó su casa y se vino a la “Capital” persiguiendo sus sueños; estaba estudiando publicidad, me contaba con mucho entusiasmo cómo le hizo para encontrar una escuela que no le resultara tan cara y no muy lejos de su casa.

Yo era en ese entonces Directora de Comunicación Social de una dependencia federal y él no paraba de preguntarme cosas relacionadas con la publicidad; me llamaba la atención su formalidad para conmigo y su inocencia. Norberto se veía a leguas que era un joven bueno, se dirigía a Sory, su tía, con mucho respeto, y ya hacían planes para cuando él saliera de vacaciones y se fuera a Chihuahua a ver a su mamá.

De pronto le dije “Tú estás bueno para salir en un video que vamos a hacer en el ISSSTE para una campaña titulada “Trato para un buen trato”. Él se sorprendió y me dijo “Pero no soy actor”; “No importa”, le respondí, “no vas actuar, con tu imagen de chico bueno basta “. Él aceptó, entre otras cosas, porque dijo que lo que le dieran le serviría para ayudarse a pagar la escuela; su madre hacía un gran sacrificio para que su hijo estudiara en la capital.
Hoy Norberto no aparece, lo secuestraron el pasado martes saliendo de su escuela de donde pronto se graduaría de publicista. A quienes nos hemos enterado, nos desataron la ira y el dolor, el coraje y la frustración.
Yo no soy madre pero al igual que Norberto un día soñé con tener mi carrera y mi hogar, al igual que Norberto creí en mi país, sólo que a él se lo llevaron unos delincuentes y no lo entregan; pidieron su rescate y nada más no lo entregan. y mientras tanto yo me tengo que aguantar con una Jefa de gobierno que dedica su tiempo a hablar de si las niñas van con falda o no.
Norberto tiene que aparecer, yo no se de cifras sé que a él se lo llevaron y punto, él no andaba en la madrugada ni de fiesta, andaba estudiando ¡carajo ¡ Su madre está desconsolada con la ilusión de que regrese y se gradúe , si porque sus compañeros cancelaron la ceremonia de graduación hasta que aparezca , yo quiero volverlo a verlo para creer nuevamente en mi país, porque nada más no tengo de qué agarrarme.


Contáctanos por:

Regresar