Principal
Local
Deportes
Estatal
Nacional
Elecciones
Ciencia
Campo
Contacto
07.Jul.2019 14:06
Vence Teconichis adversidad y logra esparcer el sabor del chile chihuahuense en el mercado internacional

“Salir adelante no es fácil. Yo tengo conflictos fuertes porque me he aferrado a querer sacar esta empresa adelante, aun en contra de adversidades que hemos tenido por caídas de precios. El éxito no está en la primera esquina”, afirma José Antonio Sánchez Caro, socio fundador de Teconichis, productora rural de chiles con sabor ancestral a Chihuahua que se cultivan en Buenaventura.

Al exponer cómo la empresa se transformó en un caso de éxito en la agroindustria, durante las conferencias de la 16ª Convención Mundial del Chile que se realiza en la ciudad de Chihuahua, Sánchez Caro indicó que el entusiasmo es un don que la naturaleza da a cada uno para salir adelante en las dificultades que presenta la vida empresarial.

“Hay gente que tiene mucho dinero, pero le falta entusiasmo y no llega a ninguna parte. Y hay quienes tienen casi nada y llegan a la orilla, porque tienen un motivador que se llama entusiasmo. Y ese no lo debemos de perder de vista en lo que hagamos”, explica.

Desde el inicio del TLC, Chihuahua exportaba entre el 70 y 80% de chile rojo fresco a EUA, el resto se quedaba en la región y lo compraban empresarios que venían de Zacatecas para seleccionarlo y exhibirlo en los grandes centros de consumo nacional.

No obstante que Chihuahua era un fuerte productor de chile, no tenía un mercado nacional directo, porque al comprarlo y procesarlo, Zacatecas aparecía como el gran productor.

Pero hace más de cinco años, los productores chihuahuenses se dieron cuenta de que tenían los recursos y la capacidad de producir y comercializar directamente. De ahí surgió la idea de darles seguridad de comercializar el producto a un precio justo a los consumidores, con calidad y presentación única.

“Para ello se fundó la planta seleccionadora de chiles Teconichis en el estado de Chihuahua”, cuenta Sánchez Caro.

La constancia, entre triunfos y fracasos

Teconichis emplea a 150 personas, el 90% son mujeres; se da preferencia a madres solteras, adultas. Pero en 2019 tuvo que reducir a la mitad por la poca producción del año pasado. Se considera una empresa autóctona que trabaja con productos cosechados en Buenaventura.

El pueblo de Buenaventura tiene 5 mil habitantes.

“Yo creo que debemos ser partícipes de la situación social en la que vivimos. Somos corresponsables de nuestro entorno, tenemos que vigilar que si al entorno le va bien, por añadidura a nosotros nos tiene que ir bien”.

A muchas familias les tocó vivir épocas donde no había luz eléctrica y vivían en comunidad. “Era algo muy bonito. Esa doctrina es de mi padre, debemos vivir en comunidad, nos necesitamos unos a otros”, dice respecto al compromiso social de la empresa.

Por qué Teconichis

Los únicos nombres viejos que hay en la región de Casas Grandes y Buenaventura, son Paquimé y Teconichis (lugar de tierras blancas). Y como se buscaba un nombre que hablara del origen ancestral de estas tierras, a los productos se les puso el nombre de Teconichis.

El chile martajado es el producto líder de Teconichis y se vende en presentaciones de 20 kilos, con excelente calidad para la industria nacional y para exportación, en un proceso de limpieza y buenas prácticas de manufactura conforme a los requisitos que piden la industria nacional e internacional.

Destaca que las tres cosas que piden los comerciantes y los industriales son calidad, precio y proveeduría los 365 días del año. En ese sentido, “tratamos de no agarrar más clientes de los que podamos, para cumplir los compromisos”, relata.

Teconichis es una empresa con la mejor tecnología y procesos supervisados por personal capacitado, dedicado a la selección, empaque y comercialización del chile rojo seco al sol, todo el año, para abastecer la demanda.

“Tenemos la visión de ser la empresa líder en producir, hidratar y comercializar el chile seco con la mejor calidad y superar las expectativas de los consumidores, con chiles martajados y molidos, en presentaciones de cajas de cartón, seleccionado, sanitizado y con vapor antes de su empaque, en tres diferentes presentaciones. Proporcionamos calidad nacional, calidad económica y de exportación”, afirma Sánchez Caro.

Además, está el chile molido con el nombre comercial Vallero, antes Chihuas Peeper, de muy fácil preparación, 100% natural, libre de contaminantes, colorantes y saborizantes artificiales, recogido y molido en seco con el intenso sabor que caracteriza a sus productos.

Este producto está posicionado en tiendas de autoservicio de Chihuahua, Durango, Coahuila y Nuevo León, diseñado para personas que disponen de poco tiempo para la preparación de alimentos.

Para el mercado extranjero Teconichis con sabor a Chihuahua está en tiendas de El Paso, Texas, Albuquerque, Colorado, Houston y Canadá.

“Y esperamos seguir creciendo. Tenemos clientes con los que vamos a entrar próximamente a California. La meta para este año es sobrepasar las 2 mil toneladas”, señaló.

En sus inicios manejaba 100, 200 y 500 toneladas; en 2018 hubo poca producción, pero en 2017 alcanzaron más de mil 200 toneladas.

En los planes de Teconichis se proyecta instituir la agricultura por contrato, para que el productor que siembra tenga ya un precio de compra y venta, incluso en dólares, lo que crea una combinación entre productor, procesadora y comprador final.


Contáctanos por:

Regresar